Busca tu calendario:

  | 

La mujer que diseñó un calendario para todo el mundo

08/04/2022Brian

¿Y si todos los meses duraran 30 y 31 días con un sentido coherente?

¿Y por qué no tener un modo más lógico de distribuir los días a cada mes del año?

Eso se preguntó Elisabeth Achelis allá por los años 30 del siglo pasado.

En estos años de cambios, mucho se ha hablado, y con razón, de las mujeres que protestaron por la igualdad de sueldos durante la huelga de las costureras de Ford en 1968, o de las que consiguieron acceder a cargos que hasta entonces eran únicamente exclusivos de hombres, como Ruth Bader Ginsburg en el Tribunal Supremo de Estados Unidos. De hecho, ya se han estrenado películas sobre sus vidas, como Pago justo (2010) o La voz de la igualdad (2018).

Pero las batallas que han defendido las mujeres en la historia no se han reducido solo a estas...

No hace mucho tiempo, ser mujer y liderar o impulsar una idea era algo visto con malos ojos. Mucho más difícil podrás imaginar que le resultó a Elisabeth Achelis conseguir la atención que necesitaba para que su iniciativa saliera adelante.

¿Y es que alguien ha oído hablar de su propuesta de Calendario Mundial?

La verdad es que, de haber funcionado aquel proyecto de calendario, tu día a día y el del resto del mundo serían muy diferentes de lo que estamos acostumbrados.

La reformadora del calendario Elisabeth Achelis

En los últimos años se han estrenado películas que destacan a las mujeres emprendedoras, como Pago justo (2010) o La voz de la igualdad (2018).

Elisabeth Achelis fue, por su parte, fundadora y presidenta de la Asociación Mundial del Calendario entre 1930 y 1956. Publicó el Journal of Calendar Reform durante 25 años y, entre otros, el libro The World Calendar, que a día hoy todavía puede consultarse en la biblioteca online Internet Archive.

Todo empezó en una conferencia en Lake Placid Club, en el estado de Nueva York. Melvyl Dewey (un influyente aunque también polémico profesor universitario) habló de la necesidad de simplificar nuestra vida cotidiana, estandarizar el tiempo y los beneficios del sistema decimal.

Dos décadas antes se había anunciado el calendario perpetuo de Moses Cotsworth (un modelo de año formado por 13 meses, todos de 28 días). Sin embargo, esa idea tenía inconvenientes para quienes dependían de las divisiones trimestrales.

A Elisabeth se le ocurrió una solución: Diseñar un borrador con los 12 meses necesarios, para solventar esos problemas, pero ponerles 31 días a enero, abril, julio y octubre, y asignarles 30 al resto.

Imagínate tener cada año el mismo calendario, con sus días en la misma posición que estaban el año anterior, cada día del año coincidiendo siempre el mismo día en la semana (cada 1 de enero sería domingo y cada 30 de diciembre sería sábado). Además disfrutarías de dos días especiales de descanso: después del 30 de diciembre todos los años, y del 30 junio (cada año bisiesto).

Como comprobarás en el modelo que hemos incluido al final de este artículo, los 365 días cuadraban a las mil maravillas. Y a diferencia de los otros proyectos que habían nacido y caído en desgracia antes que este, al Calendario Mundial no se le podía reprochar nada.

Durante décadas de esfuerzo y dedicación, Elisabeth captó la atención en numerosas ocasiones de nada más y nada menos que la Sociedad de Naciones (la que hoy conocemos como la Organización de las Naciones Unidas). Por fin, en 1955 pudo ver el momento en que su idea se analizaría con seriedad.

¿Qué salió mal entonces?

Te preguntarás qué llevó a que la iniciativa se truncara.

Intentar poner de acuerdo a todo el mundo en cosas pequeñas ha sido siempre un quebradero de cabeza. Pues básicamente eso fue lo que sucedió en este caso.

En 1956, veinticinco años después de crear la fundación, Elisabeth decidió disolver la oficina americana de la asociación que impulsaba su calendario. Pero la idea que difundió a todos los que tuvieron la oportunidad de escucharla sigue en la mente de la sociedad moderna en la que vivimos.

Modelo del Calendario Mundial de Elisabeth Achelis

Gracias a su diseño simple y lógico, el Calendario Mundial era fácil de aprender y recordar.

A diferencia del Calendario Gregoriano (que seguimos utilizando desde el siglo dieciséis), este modelo ponía fin a las típicas confusiones de si el mes en que estamos es de 30 o 31 días.

Marcados con la letra "W", cada último día del año y cada año bisiesto (al acabar el mes de junio) serían días especiales (festivos para todo el mundo).

¿Qué te parece? ¿Habría sido mejor o peor la vida con el Calendario Mundial?

Como mínimo, a Calendarios Imprimibles nos habría simplificado mucho las cosas... al no tener que actualizar cada año nuestros diseños.


Calendarios de animales: Bulldog con manchas negras

Visita nuestro catálogo completo de calendarios con alegres ilustraciones de mascotas. Haz click en el botón Ver más y elige el que más te guste:

Calendarios de animales para 2022 con fotografía de un Bulldog
Calendarios de animales para 2022 con fotografía de un Bulldog

¿Has visto ya nuestros calendarios de deportes?

En calendariosimprimibles.com puedes descargar los mejores calendarios de deportes. Hemos preparado archivos gratuitos para los amantes del motocross, fútbol, baloncesto y mucho más.

Pincha aquí y elige el que más te guste


También te puede interesar...


CALENDARIOS PARA IMPRIMIR

Encuentra lo que buscas

Tenemos preparada una amplia variedad de diseños, listos para descargar e imprimir sin ningún problema. Verás que es fácil, rápido y totalmente GRATIS. Aquí no tienes que iniciar sesión ni registrarte.

   |   Información legal   |   
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram